Archivo de la etiqueta: niños

Repostería para niños

Viniendo hacia el trabajo he escuchado en la radio que hoy es el  Día Mundial contra el Trabajo Infantil. No quiero soltaros ninguna chapa, ni hacer demagogia barata, pero es que escuchando estas cosas se despierta mi espíritu solidario.

Según UNICEF , alrededor de 346 millones de niños y niñas están sujetos a explotación infantil en el planeta y al menos tres cuartas partes (171 millones) lo hacen en condiciones o situaciones de peligro. El 70% de los niños y niñas trabajadores del mundo lo hacen en el sector de la agricultura y a esto hay que sumar que más de 50 países reclutan a menores de 18 años y los arman para la guerra.20130511_130731

Por eso no dejo de pensar en lo privilegiados que son nuestros niños y lo afortunados que somos nosotros de poder disfrutar de ellos. Así que hoy os traigo una recetita, ideal para pasarlo genial con los peques de la casa. Y os dejo una fotito de mi gordi, que es un máquina amasando el fondant 😉

GALLETAS DE MANTEQUILLA (Receta de El Rincón de Bea)
Iscreenshot_2012-11-26_0716NGREDIENTES: (cantidades para 35 ó 40 galletas grandes de entre 8-10 cm)

 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente (leer A)

250 gr. azúcar glass

1 huevo XL a temperatura ambiente 650 gr. harina tamizada

1 chorrito de leche para ligar la masa (leer E)

Aroma al gusto del consumidor

 

PREPARACIÓN:

 1.- Batimos la mantequilla 1 minuto a velocidad media.

2.- Cuando veamos que la mantequilla tienen una textura suave, bajar la velocidad  e ir incorporando el azúcar tamizado a cucharadas. Cuandoel azúcar se integre completamente volvemos a subir la velocidad de la batidora.  pasados unos minutos, la mantequilla tendrá un aspecto esponjoso.

 3.- En este momento pararemos la máquina y le añadiremos el sabor deseado, así como el huevo ligeramente batido muy poco a poco, y batiremos a velocidad mínima hasta que esté integrado.  

4.- Comenzaremos a añadir la harina a cucharadas, a la velocidad más baja posible. Cuando estemos llegando casi al final de la harina, la masa comenzará a “desmigarse”.En este momento incorporaremos un chorrito de leche  y batiremos de nuevo hasta que se haya ligado la masa, formando una bola y se haya despegado de las pareces del bol.  Si nos pasamos con el “chorrito” y nos queda muy húmeda echarle un poco más de harina, pero lo ideal es ir echando la leche muy poco a poco.

 Cuando hayamos conseguido una masa uniforme, colocamos sobre la encimera un papel de hornear y sobre él la masa de las galletas. Le daremos a la masa forma redonda y chata y la cortaremos en cuatro trozos iguales. La masa deberá estar pringosa (debido a la mantequilla)… pero no pegajosa. 

Reservamos tres trozos, y nos quedamos con uno de los trozos y con las manos le damos forma rectangular.Colocamos otro papel de hornear encima y estiramos la masa con un rodillo (lo ideal es uno antiadherente de plástico o teflón porque en el de madera se pega). Cuando consigamos el grosor deseado, guardamos esta masa en la nevera lo más estirada posible entre los dos papeles de hornear, y procedemos de la misma manera con los tres trozos restantes.

 La masa debe dejar enfriar en la nevera un mínimo de 3 horas. Debemos colocarla de tal manera que no coja ninguna arruga ni se doble, y siempre el trozo más grande en la parte inferior. Lo ideal sería que nos cupiera la bandeja de hornear en la nevera y podemos meter los cuatro trozos uno sobre otro.

 Pasado este teiempo, retiramos el papel de la parte superior y cortamos las galletas con un cortador dela forma que queráis (hay miles de ellos en las tiendas de repostería).  Colocamos todas las galletas del mismo tamaño sobre la bandeja de hornear, ya que no todas las galletas tardan el mismo tiempo en hacerse. Con esta receta, encuentro que la mayoría de las veces la galleta se pega al cortador y se levanta fácilmente. Pero si no es así, cortamos la mayor cantidad de galletas posibles y retiramos los recortes. Con la espátula especial para galletas, o bien con la mano ( si la masa está bien fría) podremos colocar directamente las galletas sobre la bandeja de hornear. Esta receta al no llevar ningún tipo de levadura, la galleta no se extiende mucho, pero hay que dejar un par de centímetros de separación entre galleta y galleta. No es necesario colocar papel de hornear en la bandeja de las galletas, tan pronto las saquemos del horno, y cuando todavía están calientes, las despegamos suavemente de la bandeja y las dejamos reposar durante 5 minutos ya no se pegaran . Nos parecerá que están un poco blandas, pero endurecerán al enfriar.

 Los recortes sobrantes, los uniremos, estiraremos entre dos papeles, y enfriamos en la nevera por lo menos 15 minutos. Estos recortes los podremos utilizar 3 veces más, pero la textura de la galleta no será la misma, y quedará un poco correosa. También afectará a la superficie de la galleta, que no quedará tan lisa, como las galletas que cortamos de una masa estirada solo 1 vez.

 La bandeja de galletas ya cortadas la debemos de meter de nuevo a enfriar, a dejarlas 15 minutos en nevera o 10 minutos en el congelador. Este paso es “obligatorio” ya que sino las galletas perderán la forma.

 Precalentar el horno a 180º e introducir la bandeja de hornear durante un mínimo de 10 minutos . Este es el tiempo de cocción que indica la receta original, pero eso depende del tamaño de las galletas. Hay que tener en cuenta que todas las galletas que coloquemos en la bandeja deberán ser del mismo tamaño, ya que no todas las galletas tardan el mismo tiempo en hacerse. Lo ideal para las galletas que yo hago, que son de una media de 10 cm, son 18 minutos de horneado. Pasados 15 minutos hay que estar muy pendiente ya que 1 minuto más o menos puede ser la diferencia entre una galleta perfectamente horneada y una galleta quemada.

Una vez estén horneadas las ponéis a enfriar sobre una rejilla y cuando estén completamente frías las podéis empezar a decorar con fondant como más os guste.

Espero ver vuestras creaciones!!!